La orquídea de mariposa (Phalaenopsis) es una orquídea elegante cuyas flores recuerdan un poco a una mariposa. Además de sorprender la belleza de sus flores, destaca el porte elegante ya que de un tallo alto elegante crece una rama de flor exuberante que cuelga con gracia a medida que surgen más flores. Las flores pueden ser grandes y pequeñas. Todas las orquídeas tienen una apariencia exótica y una larga floración. Como la Phalaenopsis tiene hojas duras y flores firmes, no es atractivo para los insectos y se puede cultivar con los mínimos fitosanitarios. Esto lo convierte en una de las plantas vivas cultivadas 'más limpias'.

En las zonas más cálidas del planeta, como la selva tropical, las orquídeas crecen en las ramas de los árboles sin tomar alimento de ellos. Este tipo de plantas se las conoce como plantas epífitas. Lo que consiguen las orquídeas de los árboles, es que las raíces crezcan hacia la luz y junto con la humedad del clima, ya pueden vivir con tranquilidad.

 

Consejos de cuidado

 

A las orquídeas les gusta los ambientes donde la temperatura esté comprendida entre los 18 y los 22 ºC, necesitan poca agua, pero si hacerle una inmersión total en agua a las raíces cada dos semanas aproximadamente. Se debe de cubrir raíces y tierra durante unos segundos y después dejar que drene toda el agua. También sería conveniente que se abonara cada dos o tres semanas para ayudar al crecimiento de nuevos brotes.

        

 

Ideas para decorar con tu orquídea

 

Las orquídeas al ser tan elegantes se pueden presentar de múltiples maneras, se pueden ambientar en tiestos transparentes para mejorar la entrada de luz a sus raíces, pueden presentarse colgando en algún elemento, en jarrones de cristal…