Los accesorios son más importantes para las barbacoas de lo que muchos piensan. Es imprescindible tener unas pinzas, pero que sean largas para no quemarte cuando des la vuelta a los alimentos. La espátula y el tenedor largos son inseparables de las pinzas. Y seguro que unos guantes y un delantal para protegerte de salpicaduras no te van a ir mal. ¿Eres un experto? Prueba con el termómetro digital, las varillas para pinchos… ¡La lista es interminable!

¿Qué tal si dejamos de lado la carne y hacemos una barbacoa distinta? Prueba a poner unos espárragos trigueros en la parrilla y verás qué exito. Más aún si los acompañas luego con salsa romesco. También las mazorcas de maíz enteras salen deliciosas, les pongas mantequilla o no. Incluso unos gajos de pepino, que son ideales como aperitivo. Y no te olvides del postre: sandía a la brasa. ¡Sí, has oido bien! Y hasta que no la pruebes no entenderás por qué gusta tanto como sorprende.