Es posible que el césped de tu jardín haya quedado en mal estado por culpa de las hela­das del invierno, o que no se haya recuperado totalmente del uso intensivo de la primavera y el verano. Pues ahora es el momento idóneo para sembrar el césped repoblador. Se trata de una variedad que permite regenerar las zonas deterioradas del césped, sin tener que resembrar todo el jardín.

Es muy sencillo: sólo hay que airear la zona dañada, enriquecerla con un poco de abono especial para césped, esparcir las nuevas se­millas, cubrirlas con recebo y regar hasta que salgan las nuevas plantitas. Recuerda que los riegos deben ser copiosos, pero espaciados. Y después, a disfrutar de un césped verde, den­so y sano durante toda la primavera.