La tecnología acerca la comida de km 0 a lugares impensables.

La fotosíntesis, ese proceso que llevan a cabo las plantas para desarrollarse con la ayuda de la luz solar, es lo que hace que no pueda haber un huerto en una habitación oscura. Pero las luces led son esa tecnología que puede sustituir al sol en la fotosíntesis para que cultivemos don­de queramos. Así, con esta tecnología, se están creando grandes huertos en almacenes que permiten abastecer de alimentos naturales de kilómetro cero a los habitantes de grandes ciudades muy alejadas del campo. Además de un beneficio para la salud, esto también contribuye a reducir las emisiones de CO2 que provocaba el transporte de los alimentos desde huertos lejanos.

Al no producir calor, los leds se pueden acercar mucho a las plantas, y así se consigue apilar un montón de ellas en estanterías altísimas, logrando grandes producciones por metro cuadrado. Además, el hecho de que las luces led consuman tan poca energía hace que muchos de los empresarios que optan por estas plantaciones urbanas lo hagan también por abastecerse de energías renovables, instalando paneles solares y turbinas eólicas en los teja­dos de sus almacenes. Y esta tecnología, aunque sea a pe­queña escala, ya está al alcance de todos. ¿Te imaginas un huerto en tu trastero? ¡Pues ya puedes hacerlo!