Los caracoles son beneficiosos para el huer­to, puesto que se comen partes muertas de las plantas y algunos hongos de las ramas, pero una plaga de ellos puede acabar en una sola noche con tu cosecha de fresas, de lechugas, o de lo que sea.

No dejes que los caracoles se adueñen de tu huerto y mantenlos alejados de tus preciadas cosechas. Para ello, puedes probar regando por las mañanas en lugar de hacerlo por las tardes ya que ellos, al no tener ningún meca­nismo de protección contra la evaporación, prefieren centrar su actividad por la noche. También puedes airear regularmente el suelo, con lo que conseguirás destruir sus escondites. Y por último, si ves que el problema es más grave, también tienes la posibilidad de usar productos ecológicos para acabar con ellos. Estos productos, además de ser respetuosos con la salud de los tuyos también lo son con la de otros animales beneficiosos para el huerto como lombrices, abejas o erizos.