No todas las mangueras son iguales, y te contamos por qué.

Hay algo en lo que todos estamos de acuerdo: cualquiera que tenga una terraza o un jardín necesita una manguera. Para escoger la que mejor se ajuste a tus necesidades, lo mejor es conocerlas todas. Para empezar, aunque parezca obvio, fíjate en la longitud y elige una que te permita llegar a todos los rincones cómodamente. Si quieres evitar el típico problema de nudos y aplastamientos de las mangueras convencionales, busca las que se enrollan automáticamente, las que tienen forma espiral o incluso las extensibles, que se expanden con el paso del agua y luego vuelven a su forma inicial.

Habrás visto que hay mangueras más delgadas que otras, y esto es así porque no hace falta la misma cantidad de agua para regar unas cuantas macetas que para regar todo un jardín. Escoge pues el diámetro más adecuado al uso que le vas a dar. Y ahora, ¡a regar!