El Ciclamen no es sólo una planta de bonitas flores de variados colores; es un eficaz humidificador si lo usas en los interiores.

En verano en el interior de las casas con aire acondicionado la humedad se reduce considerablemente. Esto significa que el aire es seco, lo cual provoca irritación pulmonar, dolor de cabeza y sensibilidad en los ojos y en la piel. La solución: el Cyclamen, un humidificador natural. Esta planta es muy utilizada para este fin porque cuando detecta que la humedad ambiental es muy baja, la planta comenzará a sudar y a liberar su humedad a través del estoma en sus hojas. Y eso consigue que la humedad en casa aumente, ayudando a aliviar la sequedad de los ojos y la piel, y la irritación de las mucosas y los pulmones.

Aunque es originario de Asia Menor, también crece en los bosques y regiones montañosas del Mediterráneo, en suelos secos y a la sombra. Por eso en casa prefiere estar alejado de la luz solar directa, aunque debe tener un poco de luz. Asegúrate de que su tierra se mantenga siempre húmeda, especialmente en verano. Una buena forma de conseguirlo es ponerle un platillo debajo donde siempre haya un poco de agua. Cuídalo bien durante el verano, y podrás aprovecharlo en otoño, cuando el ciclamen se convierte en el protagonista de los balcones por ser una de las plantas que más color puede darte en el exterior en esas fechas.